domingo, 18 de diciembre de 2011

21) NAVIDAD...SENTIMIENTOS CONTRADICTORIOS...

NAVIDAD…SENTIMIENTOS CONTRADICTORIOS…


Salgo a la calle y las luces de Navidad me recuerdan que debería sentir algo diferente, algo que me acercara a ese sentimiento que debería tener, como si fuera una obligación, de alegría y gozo porque se acerca el 25 de diciembre.
Me escucho…qué siento?.
Cuando era pequeña en mi casa no se celebrara Papá Nöel, así que yo esperaba impaciente a que llegaran los Reyes Magos. Todas las comilonas familiares se reducían a dos cosas que me hacían enormemente dichosa. El árbol de Navidad, (de plástico, todos los años el mismo, con los mismos adornos) y los regalos de Reyes.
Mis padres me habían dicho que Melchor, Gaspar y Baltasar, entraban por el balcón y con su barita mágica hacían que aparecieran los regalos. Pero…ay! si te habías portado bien la barita era de cristal verde, pero si te habías portado mal la barita de cristal era roja y te dejaban carbón.
Por eso yo siempre fui una niña buena y obediente porque desebaba enormemente que movieran en el aire esa barita verde resplandeciente para que me dejaran los regalos ansiados, poquitos, no había mucho dinero, pero siempre caía algún libro, tesoros preciados para mi, y algún peluche.





En mi libro “A Solas” expliqué detalladamente como fueron mis Navidades en los veinte años que estuve con mi marido Ramón hasta que murió (Alex en el libro). Eran realmente mágicas, sobre todo cuando llegaron nuestros hijos. Ir a comprar los regalos se convertía en toda una ceremonia y recuerdo con que alegría y emoción los elegíamos, aunque él se hubiera llevado el Toys “R”us entero.
Lo verdaderamente mágico era la forma en la que los Reyes Magos dejaban los regalos, dentro de  una tienda de campaña montada en el jardín, encima del tejado, haciendo gimcanas…
Hasta ese momento la Navidad era autentica dicha y emoción.




Los Reyes Magos dejan los regalos colgados del tejado. 7 de la mañana, frío terrorifico, pero Alexandra es feliz.



             La pasión de Pol...los disfraces...Los Reyes  Magos  nunca  se olvidaban de ese gran detalle...


Tiempos felices donde yo me disfraza de Papá Nöel y los niños de la familia me miraban embobados sin reconocerme...


 Recuerdo a mi madre preguntando "dónde está Ari?, ha venido Papá Nöel y se lo está perdiendo..."
Ari...era yo...mi madre tampoco me había reconocido







Me sigo escuchando…
Una parte mía intenta volver a sentir esas emociones maravillosas. Y me esfuerzo, paseo por las calles para ver si se me  pega algo de la alegría, algo del espíritu navideño, pero no está, no existe. Y una inmensa tristeza me inunda, la nostalgia se apodera de mi y las lágrimas van cayendo lentamente por mis mejillas ignorando que estoy rodeaba de gente que corre de un lado para otro gastando el poco dinero que tiene, o el mucho, vete tú a saber…
Y me dejo llevar, la nostalgia y el dolor de la ausencia de los que ya no están a mi lado me llena, la decepción, la impotencia, puedo sentir casi ese dolor físicamente en mi corazón tranquilo.
Tan solo me dejo columpiar en esas emociones, empaparme de ellas para no huir y agotarlas. Me hago pequeñita, débil y soy consciente que me gustaría tener esa varita mágica de cristal para hacer que el tiempo retrocediera y volver a tener esos ocho años rodeada de los brazos de mi papi y de mi mami, o volver a tener veinte para sentirme de nuevo protegida por los brazos de mi marido.
Pero entonces viene mi otra parte, la fuerte, la que sale siempre a flote como el ave fénix y me dice que mire hacia otro lado, que deje de centrarme en la tristeza y en las decepciones inmensas de la vida, en las separaciones, en las crueldades y que mire hacia mis dos hijos, mi pequeña Chichi, como la llamábamos su padre y yo que se ha convertido en una mujer de veinticinco años con una belleza interior y personalidad arrebatadoras, que ha luchado por sus sueños como yo le enseñé, que en Junio será médico y que su padre desde donde esté estará tan orgulloso de ella como yo.
Y nuestro pequeño Polete que a sus diecinueve años es un hombre comprometido con la vida, completo, sensible y maduro con una mente privilegiada que ha elegido el camino de la Biotecnología (será un gran científico, lo se) y que tiene un don especial para componer y tocar la guitarra.
Su padre se volvería loco si viera como toca cualquier cosa de los Beatles o de Jimi Hendrix. Seguro que lo ve y lo disfruta.
Alexandra y yo nos sentimos orgullosas de Pol, el hombre de la casa.







Y esa parte mia adulta le dice a mi parte niña que me quede con eso, con todo el privilegio de tener a mi lado tanta gente que me quiere, que la vida me sigue dando continuos regalos por los que debo estar sumamente agradecida.
Que tengo que seguir ayudando al ser humano dándole mi mano para seguir viviendo o dándosela para ayudarle a morir.
Y la niña se deja cuidar, acunar y proteger por la parte fuerte, me dejo llevar entre sus brazos y ambas se unen formando una sola persona, completa, triste cuando tiene que estar triste, alegre cuando tiene que estar alegre.
Pero sin huir una de la otra, complementándose y permitiendo su existencia. Entonces encuentro el equilibrio aunque sigan cohabitando esos sentimientos contradictorios a la vez pero apoyados los unos por los otros.
Y empiezo a pensar que el corazón del ser humano es inmenso, me lo imagino como un gran panal de abejas, que cada vez se hace más grande, cada espacio, está ocupado por una persona que amas y que te amó, algunas ya no están, esos espacios quedan vacíos pero se llenan para siempre con los recuerdos felices, las otras celdas quedan llenas y van apareciendo más a medida que vas conociendo a más gente a quien vuelves a amar. Por eso escribí en "A SOLAS", "la vida son encuentros y desencuentros".
En mi corazón hay celdas llenas de amor profundo, otras están vacías desde hace mucho, otras se acaban de vaciar.
Pero tengo la certeza que seguirán llegando más personas y que mi corazón, como el tuyo, como el de todos, que es infinito, seguirá agrandandose para darles su espacio.



Por primera vez pongo una foto de mi marido Ramón, Alex en "A SOLAS".
Muchos de vosotros ya lo conocéis por dentro y sabéis el increíble ser humano que era...Ahora ya podéis ponerle cara.
A él le dedico esta Navidad



 







10 comentarios:

  1. Araceli, que sentimientos tan bonitos has dejado fluir de tu corazón. Yo te veo en la consulta como "La mujer de Hierro". Tu lo puedes solucionar todo... Para mí sí- pero en cambio eres tan humana como todos nosotros. Me he identificado en muchas cosas que sientes, ahora que se acercan las Navidades. Has presentado a tu marido ( tan guapo ) de una manera tan bonita y elegante. Te admiro mucho como persona. Te doy las GRACIAS por haberme ayudado tanto. Un beso muy fuerte y FELICES FIESTAS!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Ara, que guapa tu familia. Tus palabras, tan sabias, me emocionan. Gracias!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por ser sincera, auténtica, mostrarnos lo que sientes, piensas y a tus amores!.
    Sólo se me ocurre que eso lo hacen las personas valientes y auténticas. Así que te escribo movida por tu nuevo post que define la Navidad de Araceli y de miles de millones de personas más=Gracias. Siempre aprendo de ti. Risueñas fiestas y mil Risobesazoooooooooos!!! de tu Anita

    ResponderEliminar
  4. gracias por compartir, me siento totalmente reflejada con tus de sentimientos contrapuestos, son dias complicados, pero nosotras enseguida le damos la vuelta, ya que siempre hay nuevas y viejas razones para sentirnos felices en el aqui y ahora.
    Eres muy valiente y te admiro por esto.
    Tienes unos hijos preciosos.
    Un abrazo enormeeeeeeeeeeeeee !!!!
    Margarita

    ResponderEliminar
  5. que mirada tan dulce la de tu marido, un angel !

    ResponderEliminar
  6. Ara te agradezco un enorme abrazo para vos y los tuyos desde Mendoza. (Argentina).

    ResponderEliminar
  7. Araceli, preciosa, que fallo el mío...No había leído esta entrada. Mañana te mando email.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Mil gracias a todos por vuestras palabras...me hacen feliz...
    Felices fiestas!!!
    Con amor.
    ARA

    ResponderEliminar
  9. Ohhhh...no tengo palabras...es impresionante lo que transmites, cuanto amor, generosidad y fuerza...tus hijos deben estar muy orgullosos de sus padres!
    Feliz Navidad¡¡¡

    ResponderEliminar
  10. Gracias Belen. Solo escribo lo que siento sin miedo al que dirán o a que me juzguen. Y eso me hace sentir libre. Feliz Navidad!. Un beso grande!

    ResponderEliminar