domingo, 1 de enero de 2012

23)DEJA QUE TU MIRADA SE DETENGA EN TU MIRADA

   
 DEJA QUE TU MIRADA SE DETENGA EN TU MIRADA
Un año más que despides, un año más que podría servirte para hacer un balance de cómo ha ido tu vida en esos trescientos sesenta y cinco días.
Quizá tengas que cerrar algunas heridas que quedaron abiertas y que todavía sangran, quizá te des cuenta que debes despedirte de alguien que te dejó dolorido y perdido o de ser lo suficientemente valiente para cerrar esa puerta que siempre dejas entreabierta por si vuelve a picar.
Quizás debas empezar un nuevo duelo, o de terminarlo…
Quizás es hora de quitarte esa venda de los ojos que te tiene ciego o ciega y que veas de una vez lo que tienes delante.
A lo mejor no te gusta y por eso te aferras a esa venda para que todo tu ser se ahorre el sufrimiento.
A lo mejor, ya sin venda, puedes mirar de verdad y ver por primera vez lo que tienes delante y que apenas veías.
O quizás tan solo, la vida te ha dado tantos regalos que te sientes tan afortunado que puedas despedir el año lleno de agradecimiento.
Es hora de hacer balance si, pero un balance diferente. Es hora de que te mires por dentro.
Así que una noche, como todas las noches, te miras al espejo. Siempre es el mismo ritual, lavarte la cara, a veces con desgana o te lavas los dientes perezosamente después de un día agotador, donde seguramente te has dejado las fuerzas en la jungla humana.
Pero, sin saber por qué, una noche, te detienes un instante en tu mirada.

Y por primera vez te miras por dentro. Qué ves?, qué sientes?. Qué ves más allá de ese rostro que ya te sabes de memoria?.
Quizá eres de esas personas que ya han viajado a su interior y te sientes satisfecho, has sido valiente y ya te has dado cuenta de tus luces y tus sombras.
Pero quizá no seas de esas personas y esa noche, te descubras por primera vez, ya sin excusas, ya sin huir de ti.
Y no nos engañemos, como nunca has mirado tu interior y solo te has ocupado de los demás, olvidándote de ti, estás fatal. Si te apuro, no lo podrás negar, dentro, muy dentro tuyo, no te sientes nada bien.
Eres una persona que disimula a la perfección y todos los que hablan contigo no advierten la menor fisura. Pero quien se atreve a husmear en tu parcela privada y cavan hasta el final, si te dejas, notan tu malestar.
Ese brillo en los ojos ya no es brillo, cierto rictus en la sonrisa que la dibuja forzada en lugar de ser espontánea, la tonalidad que imprimes en tus frases, el ánimo con que coges un objeto…Detalles mínimos en suma, pero capaces de revelar esa tensión interna que te esfuerzas por ocultar.
¿Y por qué no intentas ser tu mismo de verdad?. Quiero decir, sustituir tu boca estereotipada de dentífrico eficaz por un gesto sereno, auténtico, feliz cuando estás feliz, triste cuando estás triste.
Si, ya se, me dirás “es que la vida está muy mal…”
Pero tan solo esa noche, síguete mirando por dentro. ¿Qué te falta para poder respirar todo el aire sin angustiarte?.
Me responderás que siempre faltan cosas, que siempre falla algo, y podrías hacer una lista interminable…Te escapas, te escapas…Eso le pasa a todo el mundo. Lo tuyo es otra cosa, a ti la mirada se te desmaya.
Tal vez, el motivo esté en que no acabas de decidirte.
Si, una simple decisión, difícil para ti, aunque nada compleja si eres capaz de mirarla desde fuera. Un mero colocar las cosas en su sitio, ordenar tu vida interna, borraría tu tormenta invisible.
Saber decir “NO”, poner límites a una situación.
Síguete mirando por dentro y descubre cual serían esas situaciones. Saber plantarte, decir “basta” y dejar de amargarte la existencia por un hecho que será banal dentro de un tiempo.
O quizá se trate de poder decir “SI”, o aprender a pedir.
La dignidad sirve para no dejarse avasallar, pero el orgullo casi siempre resulta francamente inútil.
Hay personas que a pesar de tener pareja, se sienten muy solas por dentro. Si eres una de ellas a lo mejor ya ni te acuerdas de lo que es compartir la vida desde dentro con otra persona, ser “uno” con “otro” para formar un “nosotros”.
Y hace tanto tiempo…que ya no sabrías ni como hacerlo.
Y empiezas a ver en el espejo ese halo gélido de soledad que enmarca tu rostro.
Y tu coraza, esa que te empieza a corroer las paredes internas. Esas arrugas que bordean tu cara, esas manos cada vez más pasivas, esos labios cada vez más inmóviles para decir cosas verdaderas, y esa capacidad de amar de verdad y de sorprender cada vez más lejana…
A lo mejor llegó la hora de decirte cuantos años tienes para asumirlos y así aprovecharlos. Pero aprovecharlos conscientemente, antes de que tus mejores años se te esfumen como en un sueño, veloces y tan rápidos como se escapa la arena entre los dedos.
Así que sigue manteniendo tu mirada en el espejo y descubre cuales son tus necesidades auténticas. Lo esencial es que no dejes que esos pájaros negros que a veces vuelan por tu mente, ganen. Que no te enganches a pensamientos negativos que interfieren en tu bienestar y que la mayoría de las veces son puras fantasías. Que no sea la apatía la que venza, el hastío, la rutina, la indiferencia, el aburrimiento.
No, por una vez no!. Ponte firme, que esa felicidad que los demás te otorgan no sea fingida. Enciende tu luz interior, siéntate erguido en la silla porque eres un ser extraordinario, créetelo, se tú mismo y verás como te agrandas y como los problemas se empequeñecen.
Porque la cuestión está en saber pellizcar el mundo y así darle la vuelta a nuestra manera.
Analiza y separa las cuestiones, ¿qué te daña?, ¿qué te satisface?, ¿qué sacarías de tu vida?, ¿de qué estás agradecido?. Valora lo que tienes, da las gracias a la vida porque eres afortunado.
No dejes que todo te confunda y que por tu actitud te perjudiques la vida entera.
Y cuando una noche, otra noche, tu mirada se detenga nuevamente en tu mirada, que puedas respirar hasta el final satisfecho, sin nada que reprocharte.
No solo estás para trabajar, para tu pareja, para tus amigos, para tus hijos…
¡ESTÁS TAMBIÉN PARA TI!



5 comentarios:

  1. Araceli, cuanta razon llevas...casi me emociono leyendote... Es momento de centrarse un poco en uno mismo y soltar esas cargas propias y ajenas que nos oprimen y caen sobre nuestros hombres. Eres un chute de energia... Mil gracias! Elena.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Ara. La verdad es que es lo que necesitaba oir HOY.

    ResponderEliminar
  3. Hola Araceli, acabo de descubrir tu blog... precioso post, me ha resultado duro leerlo y he estado a punto de dejarlo para otro día en el que me sintiera más fuerte y anestesiada por dentro para sobrellevar mejor lo mucho que me he sentido identificada con tus palabras...me ha conmovido mucho...Gracias por tus enseñanzas!!!!

    ResponderEliminar
  4. Así se habla. Sí señora! La verdad es que tienes tanta razón...Bueno sería poder hacer todo esto que nos escribes para llegar a disfrutar de la vida plenamente. Y poder sacarnos un gran lastre de sufrimiento y preocupaciones que llevamos encima y que no nos dejan respirar.

    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Quienes tienen el poder de inspirar por identificación el Alma de los otros...Recuérdenlo: son imprescindibles!!

    ResponderEliminar